¿Quieres Ayudar? Llamanos : 00571 2350090 Galería de Fotos Historias Preguntas Frecuentes

¿QUIERES AYUDAR?

Déjanos tus datos y te contamos cómo





 Donar
 Voluntario permanente
 Voluntario ocasional
 Soy una empresa y quiero ser aliado
 Otro

captcha

Arquirectos de Sueños
DE MUCHAS FAMILIAS CON SOLO MIL PESOS DIARIOS

conviértete en Arquitecto de Sueños.

DONAR AHORA
Donaciones y RSE
Historias

Conoce las vidas que se han transformado gracias a una vivienda adecuada.

DONAR AHORA
Global Village

¿Quieres saber más sobre la próxima brigada Internacional?

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ

Nuestro Impacto en el Mundo

Hábitat para la humanidad en números

 

Cada año, 300,000 familias construyen o mejoran su vivienda.

 

1,6 millones de personas han sido formadas en vivienda saludable.

 

Presencia en  70 países del mundo.

 

Más de 2 millones de voluntarios han trabajado con nosotros.

 

Más de 5 millones de vidas cambiadas.

 

1 millón de familias con una vivienda adecuada desde 1976.

Hábitat para la Humanidad Colombia

Somos una organización social sin fines de lucro,
afiliada a Hábitat para la Humanidad Internacional.

 

Mónica Aldana tiene 36 años y es madre cabeza de hogar de 3 niños y 3 niñas, trabaja en el jardín Casa Hogar la Esperanza en Ciudadela Sucre, Soacha como madre comunitaria. En las tardes está en el mismo jardín como voluntaria para cuidar niños y niñas de los vecinos que tienen que trabajar y no tienen con quien dejar a sus hijos e hijas.

Mónica llegó a Ciudadela Sucre en el año 2007 y compró una casa lote que solo contaba con una habitación donde dormía con sus hijos e hijas. “Vivía arrumada con mis hijos  llovía más adentro que afuera, inclusive mis hijos grandes me decían que volviéramos a pagar arriendo  pero entonces yo  les decía que tenemos que luchar porque esto va a ser propio y nadie nos va a volver a echar de ningún lado”

La casa de Mónica no tenía baño y le tocaba bañar a los niños y niñas en una tina o ir a la casa de su mamá para que se bañaran. La cocina únicamente tenía una estufa sobre una tabla.  

Las precarias condiciones habitacionales causaba enfermedades respiratorias, aparte de la tristeza de los niños y niñas de no tener un espacio agradable para hacer las tareas y dormir tranquilos. Mónica y sus hijos e hijas  llegaba a la casa muy tarde para cuidar el lote “porque yo sabía que no era un sitio adecuado para mis hijos” afirma Mónica.

Al no tener una vivienda saludable, era muy común que se enfermaran “si a uno le daba gripa a todos nos daba gripa porque estábamos hacinados, había agua que quedaba reposada cuando llovía y salían muchos zancudos y moscos que nos producían enfermedades”

Pero esta historia cambió gracias al apoyo de un donante Hábitat para la Humanidad Colombia hizo el mejoramiento de la vivienda y hoy día cuenta con dos habitaciones, unidad sanitaria, cocina, lavadero y espacio para lavadora

“Ya salgo del jardín con mis hijos a las 5:00 p.m. con amor a venir a arreglar a ir organizando y mis hijos son felices. Están tan felices que se bañan 3 o 4 veces en el día se levantan a las 5:00 a.m. y se bañan con agua fría  por estrenar la ducha.  Mi bebé de tres años se levanta a limpiar la taza del baño para que esté bonita y limpia

Gracias al apoyo de los arquitectos de sueños lograremos cambiar la vida de muchas familias en Colombia que no tienen una vivienda saludable y adecuada.

Ayudanos a construir más viviendas adecuadas

Conviertete en Arquitecto de Sueños 


¿Crees que todos merecemos una vivienda adecuada y saludable?

 

Mónica Aldana tiene 36 años y es madre cabeza de hogar de 3 niños y 3 niñas, trabaja en el jardín Casa Hogar la Esperanza en Ciudadela Sucre, Soacha como madre comunitaria. En las tardes está en el mismo jardín como voluntaria para cuidar niños y niñas de los vecinos que tienen que trabajar y no tienen con quien dejar a sus hijos e hijas.

Mónica llegó a Ciudadela Sucre en el año 2007 y compró una casa lote que solo contaba con una habitación donde dormía con sus hijos e hijas. “Vivía arrumada con mis hijos  llovía más adentro que afuera, inclusive mis hijos grandes me decían que volviéramos a pagar arriendo  pero entonces yo  les decía que tenemos que luchar porque esto va a ser propio y nadie nos va a volver a echar de ningún lado”

La casa de Mónica no tenía baño y le tocaba bañar a los niños y niñas en una tina o ir a la casa de su mamá para que se bañaran. La cocina únicamente tenía una estufa sobre una tabla.  

Las precarias condiciones habitacionales causaba enfermedades respiratorias, aparte de la tristeza de los niños y niñas de no tener un espacio agradable para hacer las tareas y dormir tranquilos. Mónica y sus hijos e hijas  llegaba a la casa muy tarde para cuidar el lote “porque yo sabía que no era un sitio adecuado para mis hijos” afirma Mónica.

Al no tener una vivienda saludable, era muy común que se enfermaran “si a uno le daba gripa a todos nos daba gripa porque estábamos hacinados, había agua que quedaba reposada cuando llovía y salían muchos zancudos y moscos que nos producían enfermedades”

Pero esta historia cambió gracias al apoyo de un donante Hábitat para la Humanidad Colombia hizo el mejoramiento de la vivienda y hoy día cuenta con dos habitaciones, unidad sanitaria, cocina, lavadero y espacio para lavadora

“Ya salgo del jardín con mis hijos a las 5:00 p.m. con amor a venir a arreglar a ir organizando y mis hijos son felices. Están tan felices que se bañan 3 o 4 veces en el día se levantan a las 5:00 a.m. y se bañan con agua fría  por estrenar la ducha.  Mi bebé de tres años se levanta a limpiar la taza del baño para que esté bonita y limpia

Gracias al apoyo de los arquitectos de sueños lograremos cambiar la vida de muchas familias en Colombia que no tienen una vivienda saludable y adecuada.

Ayudanos a construir más viviendas adecuadas

Conviertete en Arquitecto de Sueños 


Nuestros Aliados Estratégicos. ¡Gracias por su ayuda!

Nuestros Socios Corporativos. ¡Gracias por su ayuda!